‘Arnoia, Arnoia' toma forma de videojuego en las Residencias Artísticas del Gaiás

Letras & Pensamiento

La Residencia COMTECART de creación digital finaliza este fin de semana en el Gaiás luego de un mes de intenso trabajo en el que nueve estudiantes de la Universidad de Vigo trabajaron de manera conjunta en el diseño de una nueva propuesta de videojuego inspirado en la novela Arnoia, Arnoia, de Xosé Luís Méndez Ferrín. Una experiencia pionera impulsada por la Xunta de Galicia, a través de la Fundación Cidade da Cultura y la Universidad de Vigo, en el marco de la segunda edición de las Residencias Artísticas del Gaiás (REGA).

Conjugar diferentes perfiles profesionales y creativos, ofrecer una experiencia próxima al trabajo real en la industria de los videojuegos y promover el intercambio entre disciplinas artísticas son los objetivos de esta nueva residencia con la que la Cidade da Cultura amplía este año su programa de apoyo a la creación cultural.

Las nueve alumnas y alumnos de la UVigo, procedentes de cinco titulaciones diferentes y de los tres campus de la universidad, desarrollan su trabajo en el Gaiás organizados en tres áreas: diseño, ilustración y arte, y programación e inteligencia artificial, “como si fuesen tres departamentos de una productora, que deben coordinarse para desarrollar un proyecto único”, señala Beatriz Legerén, una de las profesoras responsables de esta iniciativa junto con los también integrantes del grupo de innovación educativa COMTECART —del que toma su nombre a residencia— Antonio Pena, Enrique Costa y Luis Fernández. Una experiencia “muy inmersiva” de la que destaca el “buen ambiente de trabajo” generado entre un grupo de estudiantes que no se conocían previamente.

Narrativa, arte y tecnología en equipo

Nicolás Juncal, alumno del Grado en Comunicación Audiovisual y coordinador del área de diseño, coincide en que “está siendo una experiencia increíble”, porque aunque los nueve comparten la misma afición por los juegos, sus gustos varían, “de modo que todo el mundo aporta siempre algo nuevo”. En su equipo comparte trabajo con Paula Balea, y se encargan de “escribir el guion literario y los diálogos, diseñar la narrativa de la historia y coordinar los otros departamentos”, explica. Del resto de compañeras y compañeros pone en valor especialmente tanto el “dominio impresionante” del motor gráfico Unity del equipo de programación, como la capacidad de “plasmar a la perfección las ideas que tenemos en nuestra cabeza para los aspectos físicos de los personajes y entornos” del equipo de arte.

En este último ejerce como portavoz y coordinador Yuri Salgado, graduado en Bellas Artes. Su área, en la que también están Sofía Neira y Paula Martínez, se centra parte estética del juego, desde definir la paleta de colores que emplearán hasta crear los bocetos de los personajes, las texturas y, en definitiva, trasladar las palabras con las que Méndez Ferrín describe el mundo mágico de Arnoia, Arnoia a un escenario de videojuego. “Me sorprendió para bien el maravilloso mundo que había creado. En pocas páginas, habla de gigantes, mineros y leyendas oscuras que podrían destruir toda una civilización”, destaca Salgado de esta obra.

En paralelo al desarrollo de la parte gráfica trabaja el área de programación, que coordina Eloi Pena y en la que participan además Paula González, Cristina Lavadores y Samuel Rodríguez. En sus pantallas vemos tanto líneas de código como formas geométricas en movimiento, un especie de esqueleto sobre el que más adelante se aplicarán los diseños y el arte del juego. Ellos son también los responsables de dar vida a los personajes, así como de establecer la física de los objetos y de los escenarios para que aquellos puedan interactuar sin errores. Un mal cálculo puede llegar a suponer un obstáculo importante para el juego, por lo que su trabajo es minucioso y revisado constantemente por todo el equipo para detectar cualquier problema y solucionarlo en tiempo.

 

Una experiencia enriquecedora y desafiante

Los cinco intensos fines de semana de la Residencia COMTECART llegan el día 3 de abril a su fin, pero el equipo seguirá afinando el juego más allá de la estancia en el Gaiás con el objetivo de presentar el resultado al público de la mejor forma posible. A la hora de valorar su paso por la Cidade da Cultura, los tres portavoces del equipo coinciden en destacar el buen ambiente que se creó, la enriquecedora comunicación interdisciplinar y lo desafiante de una experiencia que les acerca un poco más sus aspiraciones de dedicarse profesionalmente al desarrollo de videojuegos

Santiago de Compostela, 31 de Marzo de 2022