Entre la piratería y la fe | Galicia, un relato en el mundo

Exposiciones & Intervenciones

Durante la Edad Moderna —entre los siglos  XVI y  XVIII— piratería, política y religión se cruzaron de manera inseparable y al mar gallego llegaron corsarios procedentes de África y del norte de Europa. También los puertos gallegos acogieron piratas que operaron en la cercanía de nuestras costas contra los barcos de otras naciones. Esta "época pirata" es otra de las aventuras que podemos revivir en la muestra Galicia, un relato no mundo, al acercarnos a las piezas que fueron testimonio de los encuentros con estos temibles barcos.

Por ejemplo los fondos de puertos como Baiona aun atesoran ingentes cantidades de loza del norte de Europa, resultado de hundimientos y saqueos. La religión estaba presente en estas piezas de cerámica conservadas en el Museo do Mar de Galicia y conocidas como "bellarminos", ya que imitaban paródicamente al cardenal Roberto Bellarmino, inquisidor en la época de la Contrarreforma.

En Galicia conservamos también los exvotos ofrecidos por las tripulaciones a algún santo o virgen, en agradecimiento por la intercesión divina en el salvamento de un barco durante su encuentro con los piratas. Estos lienzos, que se colgaban de la pared o del techo de iglesias y santuarios, nos cuentan historias como la del barco 'La María', que ante un ataque pirata frente al cabo de Santa María se encomendó a la Virgen, ofreciendo el palo de proa y el aparejo.

La tripulación del barco se echó al mar en un bote y milagrosamente consiguió escapar de los corsarios africanos, llegar a tierra y regresar a Galicia tras una penosa travesía desde Portugal en la que se volvieron a ofrecer a la Virgen, salvándose una segunda vez de perecer en un fuerte temporal marítimo.

El barco 'La María' —relata el lienzo ofrecido en la iglesia de Nosa Señora do Camiño en Muros y que ahora se puede ver temporalmente en el Gaiás— aparecería abandonado y sin apenas daños ante las costas de Cádiz, cambiándosele el nombre por 'El Bienvenido' y "siendo patente el prodigio de su salvamento, gracias a la intercesión de la santísima Virgen, san Ramón y las ánimas, cuyo favor imploraron los muradanos fervorosamente".

La exposición, que se puede visitar hasta el 12 de abril en el Museo Centro Gaiás, acoge también los exvotos ofrecidos en los siglos  XVII y  XVIII por los marineros Juan do Río y Francisco Méndez a la virgen de la Pastoriza, en Arteixo, a quién atribuían su milagrosa salvación durante dos ataques piratas frente a las costas gallegas.

Santiago de Compostela, 21 de Enero de 2020