Gallardete de Lepanto, el símbolo de la victoria cristiana sobre el Imperio otomano

Junto con la figura del Apóstol Santiago, su vida y milagros; la exposición Camino. El origen cuenta con piezas que narran la leyenda del Santiago guerrero, del Santiago caballero que se apareció en la Batalla de Clavijo y utilizado desde la Reconquista para dar forma a la identidad nacional de España.

Entre retratos de caballeros de la Orden de Santiago, pinturas y armas de guerra destaca especialmente el conocido como Gallardete de Lepanto, el estandarte que ondeaba en la nao capitana dirigida por don Juan de Austria en el famoso combate naval que tuvo lugar el 7 de octubre de 1571 que enfrentó a la armada del Imperio Otomano contra la de una coalición cristiana denominada Liga Santa, formada por el Reino de España, los Estados Pontificios, la República de Venecia, la Orden de Malta, la República de Génova y el Ducado de Saboya. Los cristianos, bajo la protección de Santiago Apóstol, resultaron vencedores, frenando así el expansionismo turco por el Mediterráneo.

En señal de agradecimiento por la ayuda recibida del Patrón de España, don Juan de Austria envió a Compostela una serie de piezas a modo de ofrenda: insignias, estandartes militares, pendones, armas, armaduras… El conocido como Gallardate de Lepanto, expuesto por primera vez en su totalidad en la segunda planta del Museo Centro Gaiás, sería el único de estos objetos que llegó a nuestros días.

El gallardete tiene unos 17 metros y medio de largo, es de lino y está decorado al temple con coloristas escenas y blasones, así como las armas de las naciones que entraron en la Liga Santa. En la parte superior del gallardete se representa, sobre un fondo de tres franjas –roja, oro y azul- un calvario, un trono de gracia, el león de San Marcos (Venecia), el blasón imperial de la Casa de Austria, el Grifo (Génova), las imágenes de San Juan Evangelista, Santiago ataviado como peregrino y San Juan Bautista, el escudo de Castilla y el de la Casa de Saboya. Próximo el remate de la pieza, se llega a apreciar la existencia de un cartel que no fue posible transcribir, pero que probablemente fuese el NON PLUS ULTRA que aparecía, por ejemplo, al final del Estandarte de Emperador Carlos V.

Exposiciones
Santiago de Compostela, 28 de Abril de 2015