Áreas de ocio

Con el objetivo de ofrecer nuevas posibilidades de ocio familiar, los espacios exteriores de la Cidade da Cultura cuentan con dos áreas de ocio infantiles, listas para o disfrute.

Al norte se sitúa el Parque de la Ballena, un espacio de juego y descanso que homenajea a uno de los grandes artistas plásticos gallegos: Urbano Lugrís. En el centro de este parque se levanta una estructura con forma de ballena, inspirada en los monstruos marinos de Lugrís, en concreto en un cuadro que se encuentra en la Casa dos Pescadores de Malpica, pintado como tributo a los antiguos cazadores de ballenas de la Costa da Morte. Esta ballena se levanta en el medio de un lugar donde se recrea una atmósfera fantástica, similar a los mundos imaginados por Lugrís, con tiestos gigantes –de más de dos metros de alto- donde crecen abedules y otras plantas, un espacio con sombra, agua y vegetación. 

La idea del esqueleto de una ballena está presente en los escritos de Peter Eisenman cuando describe los edificios del Gaiás, citando mismo a Moby Dick de Herman Melville. Existe, por tanto, una conexión entre estes dos espacios situados muy cerca el uno del otro. Este parque, diseñado por RVR arquitectos, está conectado con el Bosque de Galicia, siendo la puerta de acceso para aquellos que suban al Gaiás percorriendo las sendas.

Al sur de la ciudad, próximo a las Torres Hejduk, las familias encontrarán una segunda área de ocio, equipada con columpios de formas abstractas para estimular la creatividade de los niños.