Moda, arte y museos, con Guillermo Solana

¿Qué aportan a los grandes museos de arte las exposicións de moda? Gran afluencia de visitantes, públicos no habituales –especialmente jóvenes y adolescentes-, renovar su imagen –dotándolos de una apariencia más fresca, joven e incluso sexy- y un presupuesto razonable. ¿Y a las firmas de moda? ¿Qué le aporta un museo? Un escenario fantástico, que les quita un pouco de comercial e les da un aire de eterno. Así lo resumió esta mañana Guillermo Solana, director artístico del Thyssen-Bornemisza, que se acercó hasta el Museo Centro Gaiás para hablar de arte, moda y museos en las Xornadas Académicas que se están celebrando en el marco de la exposición Con-fío en Galicia.

Bajo el título La moda en las exposiciones de los grandes museos de arte, Solana reflexionó sobre la relación moda-museo, en la que la museología de la moda acabaría impoñiéndose a la tradicional museología del traje, dando lugar a muestras en las que impera el espectáculo, el consumo, la imagen y lo contemporáneo. Solana se refirió a la exposición Impressionism, Fashion and Modernity, llevada a cabo entre el Orsay de París, el Metropolitan de Nueva York y el Art Institute de Chicago, como la muestra que mejor ejemplifica lo que buscan las exposiciones de moda actuales. “Marcó nuestra conciencia sobre lo que la moda pinta en los museos”, aseguró Solana, quien destacó que esta exposición buscaba una experiencia muy visual, muy real, en la que los personajes salen de los cuadros y cobran vida. “El gran público ama ver escenificado en la realidad lo que ha visto en las obras de arte. Y se es delante de los propios cuadros, mejor”, añadió. Mas el director del Museo Thyssen estableció una relación más íntima entre los museos y la moda, evidenciando que los diseñadores –y también los medios de masas- se nutren de iconos de la Historia del Arte para sus creaciones. 

Solana aprovechó su intervención para rebatir las dos críticas que se les hacen a los museos cuando deciden realizar una exposición sobre moda: entregarse al espectáculo, sin ningún tipo de reflexión o análisis, y caer en los brazos de las grandes compañías. Para eso, el director artístico del Museo Thyssen realizó un recorrido por las propias muestras temporales sobre moda que ha acogido el museo hasta ahora, que incluyen Vogue like a painting, Mario Testino. Todo o nada, El arte de CartierHubert de Givenchy, y que dejó para la reflexión una frase tan dura como certera: “El arte antiguo está dejando de ser viable por mucho que lo amemos".

Intercambio
Santiago de Compostela, 07 de Junio de 2016
Arte, moda e museos
 

Cultura

  • (2)