Carlos I, un guerrero de talle fino

Fue el monarca más poderoso de Europa. Gobernó el Sacro Imperio Romano Germánico entre 1520 y 1558. Y reinó España desde 1516 hasta 1556. Se convirtió así, en el primer rey que unió las coronas españolas de Castilla, Aragón y Navarra con el Imperio Romano Germánico. Hizo del catolicismo su bandera y buscó a lo largo de su vida instalar un imperio cristiano universal a través de mil batallas. Una guerra que dejaría a su hijo, Felipe II, que heredó un imperio “donde nunca se ponía el sol”.

Una grandeza que, no obstante, no era acorde con su figura… física. Carlos I de España o Carlos V de Alemania era lo que se conoce en lenguaje coloquial “poquita cosa”. Y así puede verse en la exposición Camino. El origen, a través del sobrepeto de su armadura, que se encuentra en la segunda planta del Museo Centro Gaiás, en la parte de la exposición dedicada al Camino. El sobrepeto, de acero grabado y dorado, procedente de Augsburgo hacia 1540 equivale a una talla 38, dejando ver el talle fino del emperador.

El sobrepeto es una de las piezas de refuerzo pertenecientes a la llamada guarnición de Algeria, en alusión a la campaña militar comandada por el emperador en 1541 contra la piratería berberisca en el Mediterráneo. Por estar destinado a una batalla contra el Islam que se preveía victoriosa, el sobrepeto está decorado con la imagen de Santiago Matamoros, el único que lo ostenta entre todas sus armaduras. La representación del santo combina su imagen de guerrero y peregrino y su aparición como motivo central del sobrepeto se debe al deseo expreso del emperador.

Junto a esta pieza de la armadura, el visitante que se acerque a Camino. El origen también podrá contemplar una silla de montar del emperador, que también tiene grabada la imagen de Santiago. Esta vez, representado como una imagen cristiana victoriosa en la que paradójicamente se recurre a elementos de origen claramente musulmán.

 

Exposiciones
Santiago de Compostela, 23 de Junio de 2015
 

Cultura

  • (2)