Alyce Santoro descubre a que suena el Gaiás y hace sonar Galicia en un traje

Un espectáculo de moda, música y danza fue el escenario elegido para el desembarco de los tejidos inteligentes a la Ciudad de la Cultura. Su máximo exponente, la artista norteamericana Alyce Santoro, fue la encargada de descubrir a que suena el Gaiás y de presentar el denominado “Traje Sonoro Gallego”, prendas de ropa confeccionadas en colaboración con músicos y diseñadores de nuestra comunidad.

Conocidos en el mundo del deporte por las posibilidades que ofrecen para obtener datos del cuerpo humano, los tejidos inteligentes encuentran de la mano de Santoro una función artística a través del denominado 'Sonic Fabric', un tejido hecho con un 50% de cinta de casete reciclada y otro 50% de algodón que, además de ser hermoso y duradero, también es audible: se puede escuchar pasando el cabezal de un radiocasete o walkman por su superficie.

Para su presentación en Galicia, la artista neoiorquina decidió confeccionar una tela con los archivos sonoros digitales remitidos por más de sesenta bandas y músicos gallegos de todos los estilos, que van desde Berrogüetto o Martín Códax a la Nadadora, Holywater o Nido y Pistola. Listos los 25 metros de tela, tres jóvenes diseñadores se encargaron de darle forma: Adrián Rivas, Antonio Santos y David de él Río, los tres ganadores del desfile Debut 2011, organizado por la escuela de Estudios Superiores en Diseño Téxtil y Moda de Galiza (Esdemga) de la Universidad de Vigo. "Es un tejido muy agradecido y hagas lo que hagas todo queda bien. Me recuerda al liño rústico que se usaba antes en Galicia", asegura David del Río, que para esta ocasión hizo una reinterpretación de la falda de gallega a la que le añadió un jersey de lana con motivos confeccionados con cinta magnética. De la misma opinión es Adrián Rivas, para quién fue "toda una suerte" participar en este proyecto para el cual dispuso de total libertad a la hora de crear.

La presentación del denominado “traje sonoro” tuvo lugar en la Biblioteca de Galicia en el marco de una íntima performance en la que además de música, moda y diseño se dieron cita paisajistas sonoros como Juan Gil, de escuchar.org; artistas de vídeo como Horario González; y danza como Ángela Blanco, que ofreció un sensual espectáculo con un vestuario de excepción: algunas de las prendas sonoras confeccionadas para la ocasión.

Previamente, Alyce Santoro dirigió en la Ciudad de la Cultura un obradoiro de paisajes sonoros en el que se descubrió a que suena el Gaiás. Escuchar, registrar y manipular. Con estas tres claves, y proveídos de gravadoras digitales y teléfonos móviles, los participantes en este taller exploraron los sonidos de la Biblioteca, el Archivo, el Museo, la Galería de Servicios y los exteriores del Gaiás divididos en grupos de cinco. Unos registros individuales que sirvieron para crear, siempre dirigidos por la artista norteamericana, varios collages sonoros con el objetivo de hundir en los límites del concepto tradicional de música. "Alyce mezcló los sonidos que cada uno de los nudos que grabó en las diferentes instalaciones de la Cidade da Cultura dando lugar a unos trabajos realmente alucinantes", aseguró Javier, uno de los participantes en el obradoiro quien destacó de la actividad no sólo la posibilidad de experimentar con los sonidos, sino la oportunidad de conversar con Santoro, que se mostró encantada de compartir sus experiencias y vivencias con todos los presentes.

Alyce introdujo a los participantes en el obradoiro en el mundo del Sonic Fabric, acercando una de sus creaciones hechas en Galicia con el sonido de los cesteiros de Vigo para que pudieran no sólo comprobar que la tela 'canta', sino su textura y vistosidad.

Audiovisual
Santiago de Compostela, 15 de Diciembre de 2011