Altitud y fachada sorprenden a los primeros visitantes del Museo

"Es el edificio más espectacular de los construidos hasta ahora en el Gaiás". Esta fue la sensación con la que abandonaron la Ciudad de la Cultura los primeros visitantes al Museo de Galicia, que este lunes a la tarde comenzó a llenarse de vida. En un día nada apacible, donde la lluvia y la niebla hicieron más que acto de presencia, un grupo de 25 personas seguidoras del Facebook de la Ciudad de la Cultura pisó por primera vez un edificio llamado a ser un referente arquitectónico del siglo XXI.

El carácter especial de esta visita de preapertura se dejó notar desde el primer momento, con el acceso al Museo por la denominada Galería Subterránea de Servicios, una suerte de calles bajo tierra que comunica las diferentes construcciones, las verdaderas entrañas del Gaiás por las que discurre toda la vida interior del complejo y que sólo unos pocos podrán conocer. Ya en el interior del Museo, los casi 43 metros de altura -que lo convierten en el edificio más alto del complejo- y la fachada norte -toda ella acristalada-, fueron los dos elementos que más despertaron la curiosidad de los visitantes. Dos claras señales de identidad que dan vida a sus más de 16.000 metros cuadrados de superficie, de los que 6.600 -divididos en tres plantas- se destinarán a exposiciones.

El mal tiempo y la caída de la tarde impidieron, no obstante, contemplar las impresionantes vistas sobre la bella Compostela, algo que fue profundamente lamentado por varios componentes del grupo como Ana o Francisca. "El edificio es increíble y tiene una luz especial. Es una lástima que no lo hayamos podido ver de día y disfrutarlo en todo su esplendor", apuntaba Ana María, quien ya mostró su intención de repetir la experiencia en el turno de las 12, en el marco ya de las visitas guiadas que se abrirán la todos los públicos a partir del miércoles 2 de noviembre.

A la espera de que en primavera acoja su primera gran exposición, Gallaecia Petrea, el Museo vacío permite contemplarlo como la obra de arte que es en sí misma. "Resulta impresionante. Arquitectonicamente es el más espectacular de todos", destacó Antón, quien no dudó en tomar imágenes de los rincones que más le sorprendieron. De la misma opinión se mostró Alejandro, un amante de la arquitectura y el arte que celebró como en el Museo de Galicia convergen las dos a la perfección. "Estoy deseando que se le dé contenido expositivo, porque entonces será aún más impresionante", apuntó. Las explicaciones sobre el edificio, enriquecidas con unas nociones del proyecto ideado por Einsenman, se detuvieron especialmente en bases forjadas que estruturan la fachada acristalada, uno de los elementos más admirados, junto con las ondas que forman su cubierta.

Visitadas todas las dependencias y recibidas las explicaciones necesarias para comprender un poco más la obra, los primeros visitantes del Museo de Galicia abandonaron el edificio por la Biblioteca de Galicia, a la que tuvieron oportunidad de acercarse, con un buen sabor de boca. "Me pasó el tiempo volando, fue una visita muy didáctica y me voy totalmente impresionada. Es realmente espectacular", incidió María Dolores, quien no duda en recomendar la experiencia. Algo que harán hoy otros cuarenta afortunados que, por ser seguidores del Facebook, consiguieron una invitación para conocer de buena tinta el Museo de Galicia en este día festivo. Además, a partir del miércoles arrancará el programa de Visitas guiadas a la obra finalizada del Museo de Galicia que, en dos turnos (12 y 6), de martes a domingo, desvelará los secretos arquitectónicos del tercer edificio que abre sus puertas en el Gaiás.

Visitar
Santiago de Compostela, 31 de Octubre de 2011